Agosto 18, 2017

Banner vinos y cepas Vertical 164×404

Los altos riesgos de colusión latentes en el negocio del gas

gas

Los vínculos de propiedad y control entre empresas que participan en este mercado serían un riesgo a la libre competencia, en tanto existe la posibilidad de que se generen incentivos para la adopción de decisiones comerciales coordinadas, que busquen maximizar ganancias conjuntas, advierte el fiscal nacional económico, Felipe Irarrázabal.

El fiscal nacional económico, Felipe Irarrázabal, presentó ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia un duro informe donde el ente antimonopolios revela cuáles son las distorsiones en el mercado del gas chileno que son parte de los peligros latentes de colusión en este negocio que está bajo la lupa de la autoridad. Esto, en el marco de la consulta pública que impulsó la asociación de consumidores Conadecus por los peligros de la integración vertical y horizontal en el negocio.
Nexos de Propiedad Peligrosos
La existencia de vínculos de propiedad y control entre empresas que participan en los distintos segmentos del mercado del gas podría eventualmente representar un riesgo a la libre competencia, en tanto hay posibilidad de que se generen incentivos para la adopción de decisiones comerciales coordinadas, que busquen maximizar ganancias conjuntas en diferentes áreas del negocio.

Asimismo, relaciones de propiedad verticales podrían generar riesgos de conductas discriminatorias o exclusorias, tanto para participantes actuales como potenciales del mercado. Lo anterior, por cuanto las empresas con este tipo de integración compiten con otras compañías en determinadas etapas del negocio, las cuales son a su vez clientes de las primeras en distintos segmentos o eslabones del sector.

Por ejemplo, dos competidores en el mercado de distribución de GLP, que son Abastible y Gasco, participan de manera conjunta a través de sus matrices en la propiedad de Metrogas, principal compañía de gas natural (GN) del país.

Otro caso interesante es Innergy Holdings, que con sus sociedades relacionadas comercializa GN a granel en la VIII Región, ya que en su propiedad participan nuevamente compañías ligadas a dos competidores de GLP que son Gasco y Trigas de Lipigas.
Un ejemplo emblemático lo representa Gasmar, la cual dentro de sus socios tiene a Abastible y a Gasco, competidoras en GLP. Es interesante además, relata el fiscal Irarrázabal, ya que la primera sociedad es la principal importadora de este producto al país, por lo que representa un grado de integración vertical entre ésta y las distribuidoras.

En la industria del GN los actores que tienen mayor presencia en las distintas etapas de la cadena son ENAP y Metrogas. La primera, en cuanto a importación y almacenamiento, con un 33,3% en GNL Chile, un 20% en GNL Quintero y un 42% en Norgas.

En transporte, con un 15% en Electrogas, un 25% en Del Pacífico y un 25% en Innergy. En distribución mayorista y minorista, como ENAP misma y con un 25% en Innergy Soluciones Energéticas.
La segunda, en importación y almacenamiento con un 33,3% en GNL Chile y un 20% en GNL Quintero. En transporte con un 47% en GasAndes y en distribución mayorista y minorista como Metrogas misma.

Cabe consignar que GNL Chile tiene contratado el 100% de la capacidad de almacenamiento y regasificación del terminal GNL Quintero. El transporte de GN que proviene de este terminal se realiza principalmente a través del gasoducto propiedad de Electrogas, en la cual participa Endesa con el 42,5%, Colbún con otro 42,5% y ENAP con el 15%.

En el GLP, Abastible cuenta con un 50% en la propiedad de Hualpén Gas (HG), sociedad que administra su terminal marítimo ubicado en la VIII Región. Por otra parte, tiene el 36,25% de Gasmar, empresa que a su vez posee el 50% restante de HG.

Gasco cuenta con el 63,75% de la propiedad de Gasmar, que a su vez posee el 50% de HG y Lipigas tiene el 100% del terminal marítimo ubicado en las instalaciones de Oxiquim en la Bahía de Quintero. Respecto al transporte de GLP vía gasoductos que efectúa Sonacol, Abastible suma el 12% de esta sociedad y además, el 40,8% de manera indirecta por Copec.

En cuanto a distribución y comercialización de GLP, Abastible, Gasco –que opera lo relativo al gas vehicular- y Lipigas poseen plantas de almacenamiento y envasado a lo largo del país, así como oficinas de venta, con las cuales atienden a clientes residenciales como a comerciales e industriales en segmentos envasados y granel.
Directores Compartidos
Aunque con la reorganización de Gasco se disminuirían los peligros anticompetitivos, la actual estructura societaria del mercado del gas con vínculos de propiedad y de control manifiestos entre competidores podría importar un riesgo de coordinación. Ya que se generan incentivos para que las decisiones corporativas y las estrategias comerciales no sean independientes con miras a maximizar ganancias conjuntas.

El fiscal nacional económico advierte que 39 directores de las empresas que han sido señaladas se encuentran presentes en más de una mesa de la industria, evidenciando los problemas de interlocking directo e indirecto que emanan de la misma y que agravan todas estas distorsiones que preocupan al ente antimonopolios.

En Metrogas al 31 de diciembre de 2015 participan Jorge Ferrando, Rodrigo Huidobro, Antonio Gallart, Eduardo Morandé, Pablo Sobarzo y Rafael Salas, entre otros. Los dos primeros son ejecutivos principales de Copec y el resto, gerentes importantes de CGE, firma que controla Gasco y que compite con Abastible, del conglomerado de Angelini antes nombrado, en la distribución de GLP en Chile.

Estos ejecutivos, admite la FNE, tienen acceso a políticas comerciales y estratégicas de estas empresas –como planes de inversión, políticas de precios, información de costos y volúmenes-, lo que pone en relieve los riesgos competitivos que implica este escenario. Lo anterior es más grave si se considera que Metrogas compite con las compañías de distribución de GLP con el GN.

En el caso de Gasmar, que participa en la importación y recepción de GLP, presenta entre sus directores a Carmen Figueroa, Mauricio Balbontín, Ricardo Cruzat, Eduardo Navarro y Jorge Ferrando. Los tres primeros son ejecutivos principales de Gasco y el resto gerentes importantes de Copec, que controla a Abastible, la competidora de la anterior firma, y a Metrogas.

Pese a que son inversiones riesgosas, producto de los peligros de coordinación que esta figura genera debiera al menos considerarse la existencia de cortafuegos y otras medidas de bloqueo al traspaso de información, limitándose el flujo de información sólo a lo indispensable para que la compañía funcione, recalca el fiscal Irarrázabal.
“Si no hay importantes eficiencias que sirvan de contrapeso, estas prácticas pueden ser alcanzadas por el DL 211 y se encuentran sujetas al control de los organismos antimonopolio”.

Para entender bien los riesgos anticompetitivos, el directorio de Gasmar estaría encargado de establecer la política comercial de la compañía que implica fijar precios y descuentos, entre otras cosas. Con lo que Eduardo Navarro, integrante de la mesa de Abastible y gerente general de Copec, grupo que cuenta con Metrogas, se encontraría informado sobre las condiciones aplicadas a Gasco y Lipigas, sus competidores en GLP.

Lo mismo para el resto de personas antes detalladas que son ejecutivos principales de Gasco y a la vez directores de Gasmar. Todos ellos, igualmente, accederían a información sensible de Lipigas, una de sus empresas competidoras que no tiene presencia en la mesa estudiada y comparten mesa con gerentes de Copec en Metrogas.
Operación Fenosa-CGE y Gremios
En otro tema relacionado, el fiscal nacional económico se refirió a la operación de compra del grupo CGE por parte de Gas Natural Fenosa. Si bien descarta riesgos horizontales y verticales provenientes de ella, asegura que ésta podría eludir la nueva regulación para  el sector, en caso que fuera aprobada por el Congreso en los términos en que actualmente se discute, lo que ocurriría en los próximos meses.

Como el proyecto limita la rentabilidad de Metrogas –que ha sido sobrepasada consecutivamente- la operación GNF-CGE permitiría por ejemplo mantener este ítem de la empresa dentro del rango establecido por ley, aumentar los beneficios derivados de la venta de combustible realizados por la multinacional española y eventualmente “distorsionar el valor del Gas Natural en el mercado secundario”, señala el titular de la FNE.

Igualmente, deja en claro que la operación Fenosa-CGE, con todos los cambios que conlleva, no elimina los riesgos de colusión en el mercado del gas, los cuales se mantienen de la misma forma en que duramente describe en su informe proporcionado al TDLC.

También tuvo palabras para los gremios del sector, la Asociación de Distribuidores de Gas Natural y la Asociación Chilena de Gas Licuado, manifestando que si bien son lícitas y convenientes para la economía, sus actuaciones y prácticas pueden facilitar algún grado de cooperación entre competidores, más aún si están activas. Llamó a tomar medidas para evitar esto, tendientes a acoplarse a lo exigido en la Guía del ente antimonopolios para estas entidades.

Related posts