Diciembre 14, 2017

Banner vinos y cepas Vertical 164×404

Al menos el 20% de los productores de uva desaparecerá este año

La presidenta de la Coalición Interregional de Viñateros, Yenny Llanos, explicó a ESTRATEGIA que las fuertes lluvias que cayeron sobre el país en abril agudizaron las dificultades que enfrentan los productores de uva, entre los que se encuentran los bajos precios que ofrecen los grandes compradores.

Como una catástrofe definen los pequeños productores de uvas la situación que atraviesa el sector debido a las fuertes lluvias ocurridas en el país. Tanto así, que “el 20% o más de los productores de uva desaparecerán” a causa del mal panorama, anunció a ESTRATEGIA Yenny Llanos, presidenta de la Coalición Interregional de Viñateros.
La situación para quienes viven de este rubro ha sido delicada desde el año pasado, explica la profesional, aseverando que debido a los problemas, muchos productores debieron salir a trabajar incluso como temporeros para cubrir gastos básicos de alimentación para sus familias.
La dirigente explicó que actualmente “hay mucha gente que se encuentra arrancando sus viñas, tratando de reconvertirse; mientras que otros ya están vendiendo sus terrenos y a precio de huevo debido a las deudas contraídas. En muchos casos, las propiedades están embargadas y no hay ninguna luz de que el panorama mejore”.

Pérdidas

Según los datos que maneja la profesional, antes de que comenzaran las precipitaciones, la cosecha ya presentaba una merma importante, bordeando un promedio de 30% para uvas blancas y tintas.

Pero, a partir del 14 de abril, las fuertes lluvias y la escasez de mano de obra acrecentaron la degradación de las cepas blancas, siendo especialmente afectadas las comunas de Coelemu, Florida y Ranquil, en la Octava Región. Es por ello que se espera una baja de 30% para la variedad Blanca Italia, aunque algunos proyectan hasta en 50% el descenso. “Muchos productores dejaron perder completamente su cosecha de blancas, porque después de la tercera semana de abril, estaban inservibles”, indicó Llanos.

Catástrofe de Precios

A las dificultades climáticas se suma otro elemento que habría estado presente desde hace más tiempo: las malas prácticas de los actores dominantes en la compra de uvas para vino, que gatilló la respectiva denuncia ante la FNE.

Es así como los precios no anotaron variaciones durante la vendimia, puesto que “muchos poderes compradores, intermediarios, abusaron del tema de las lluvias para hacer caer los valores”, asevera la viñatera, precisando que “Concha y Toro este año implementó una nueva estrategia de realizar puerta a puerta para comprar uvas”. “Es una catástrofe en todo sentido, ya que estamos perdiendo entre $50 a $90 por kg, lo que se suma a la baja en producción”, remata.

Además, cuestiona que “si había sobrestock para el año, no se explica que continúen comprando uvas a estas alturas, incluso las degradadas”.

Desinterés de Autoridades

Consultada sobre algún acercamiento con las autoridades gubernamentales para hacer frente a esta problemática, la presidenta de los viñateros asegura tajante que “en esta vendimia, el Gobierno brilló por su ausencia”.

Según la dirigente, a tal punto llega el desinterés de las autoridades, que “nosotros mismos estamos cuantificando las pérdidas. La única información disponible corresponde al boletín de Odepa, pero tiene precios inflados, sin reflejar la realidad de las regiones de Bío Bío y Maule”.

Eso sí, comenta que el 6 de abril se realizó una reunión entre agricultores del Maule, donde el Gobierno ofreció un programa de inversión de $2,9 millones. Sin embargo, a juicio de Llanos, se trata de un “mísero proyecto”, puesto que el productor que postula debe pagar entre el 50% a 70% de éste, lo que no serviría de mucho al seguir subsidiando a la gran industria.

“Si se quiere fomentar el sector en algún sentido, lo primero es ver la situación de gente con la posibilidad de reconvertirse a otro rubro, pero en Bío Bío es casi imposible”, agrega la ingeniero.

De igual forma, aclara que tampoco se ha recibido ayuda de parte de los compradores de uvas, ya que “si quisieran apoyar habrían subido el precio de compra como corresponde, puesto que actualmente no cubren los costos de producción”.

Related posts